(viene de la entrada Génesis III: en busca de un nombre)

La incorporación de material extranjero obligaba a rehacer el presupuesto. No podíamos hacer frente a una antología de las características que estaba adquiriendo, con material anglosajón de primera calidad, traducciones y colaboraciones retribuidas, a un precio de sólo 10-12€ el ejemplar. Dolorosamente, hubo que subir el PVP previsto a 15€, que seguía siendo muy competitivo para un volumen de entre 250 y 300 páginas.

La suscripción por 15€ (perdonen que insista) da derecho a recibir un ejemplar del libro en el domicilio con los gastos de envío pagados (dentro del territorio español), nos permite calcular mejor la tirada y, sobre todo, ayuda a consolidar el proyecto al permitir un margen de beneficio mayor para todos los participantes. La opción de apoyo, de la que era muy reticente al principio pero incorporé por analogía con otros proyectos internacionales, ha reportado ya algunas agradables sorpresas: el importe obtenido no es elevado, pero su carácter altruista añade un incentivo adicional a nuestra labor: doblemente gracias. Si tienen claro que van a comprar el libro, les aconsejo que no esperen más porque el coste en librerías será exactamente el mismo. De momento, sumamos algunas decenas de suscriptores pero esperamos que a finales de septiembre, cuando desvelemos la portada y el libro esté listo para su envío a imprenta, todos los interesados apoyen convenientemente el proyecto. Os necesitamos.

Como les comentaba en mi anterior entrada, además de Rodolfo Martínez, Luis Pestarini, Manuel de los Reyes y yo, otras personas comenzaron a colaborar estrechamente en el proyecto. Ángel Benito Gastañaga es un excepcional dibujante, pintor, ilustrador y diseñador gráfico, que participó en revistas de cómic de culto como 1984, Tótem ó Zona 84. La casualidad hizo que su taller artístico estuviera situado a escasos trescientos metros de mi vivienda, observara sus trabajos a través del vidrio del escaparate y posteriormente en su web personal, donde pude apreciar muestras de su increíble talento. Su “clasicismo moderno” colmado de detalles de irreverencia o fabulosa fantasía y su gusto por la estética steampunk me encantaban, y era un artista relativamente desconocido en el mundillo literario que podía añadir un enfoque original y muy atractivo al libro. Le invité a formar parte de la antología como creador de la portada y aceptó gustoso; espero que esta colaboración le abra la puerta a muchos proyectos porque su arte lo merece.

La conocida traductora argentina Claudia de Bella se sumó a labores de traducción inglés-español, el inglés Ian Watson hizo lo propio como “ojeador” de material británico (con lo que en teoría podíamos abarcar una parte significativa del mundo: Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña…), Elías F. Combarro (conocido en listas de correo, foros y redes sociales como @odo) aceptó participar en labores de búsqueda de material anglosajón y promoción internacional (gracias a él contactamos con Ken Liu, por ejemplo) y Cristina Macía, responsable de la traducción de la enormemente famosa saga Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin, aceptó traducir al castellano el cuento incluido de Ian Watson (y ojalá también muchos otros cuentos más). El plantel de colaboradores estaba, al fin, completo.

Pero aún aguardaban algunas sorpresas más. El norteamericano Lawrence Schimel se puso en contacto conmigo para proponerme un “más difícil todavía”: traducir al inglés los cuentos españoles e iberoamericanos incluidos en la antología. Conocía a Lawrence por haber leído un cuento suyo en la revista Gigamesh: el impactante y extraordinario “El útero de la noche”, coescrito con Billie Sue Mosiman; por otra parte, una de mis ideas más febrilmente optimistas (aunque a medio/largo plazo) era que la antología pudiera servir como carta de presentación en el mercado internacional de una parte del actual panorama de escritores que cultivan el género fantástico en castellano. Esto hoy día es posible gracias a Amazon (y mañana a Google Play Libros) pero no pensaba tanto en un ebook como en proponer la publicación de algunos cuentos traducidos al inglés en algunos medios online especializados con los que manteníamos cierto contacto, publicaciones prestigiosas y de influencia creciente que han publicado buena parte de la ficción breve nominada en los principales premios del género de los últimos años (empresa harto difícil, pero árboles más altos han caído). Gracias al reputado Lawrence, a quien poco después se uniría Sue Burke, norteamericana afincada en España y especialista en ciencia ficción española, el ebook sería posible y, quizás, quizás, intentarlo también en alguna antología temática. Un ramillete de posibilidades insospechadas hasta hacía muy poco, a cambio de contactos, experiencia, calidad, trabajo, ilusión y constancia; como siempre, el tiempo será testigo de nuestros progresos.

En la convocatoria abierta recibimos alrededor de 200 cuentos, de los que escogimos por diversas razones únicamente cinco. Lógicamente Luis y yo no estamos siempre de acuerdo en todo (como no lo estamos los cuatro miembros principales del grupo, pero las decisiones se toman siempre por consenso y los resultados acatados de buen grado), aunque nuestro grado de afinidad es muy alto y consideramos que los relatos seleccionados han superado un listón bastante elevado. Además, ambos contamos con nuestros propios proyectos personales, así que algunas de las historias no publicadas aquí irán encontrando salida de una u otra manera, que es lo importante (en mi caso, si Terra Nova tiene éxito, ¿por qué no pensar en una segunda línea de antologías de temática fantástica más abierta?).

Poco a poco, creo que encontramos la composición ideal para esta antología, que me gustaría repetir en futuras entregas, conformada por una novela corta y un equilibrio entre relatos largos y cortos; tres historias anglosajonas (algunas de ellas premiadas) de primeras firmas internacionales y alguna que otra sorpresa que, en conjunto, no superen el 50% del libro para así fomentar el material autóctono. Igualmente, intentaremos mantener un equilibrio entre producción española e iberoamericana, así como impulsar la inclusión de escritores jóvenes y autoras.

En cuanto a qué escritores y relatos incluirá este (esperamos) primer volumen de Terra Nova, mi intención es desvelarlo uno a uno cada semana en este mismo blog. Sí puedo adelantarles que la antología contará con ocho estupendos relatos. Notarán sorpresas agradables, ausencias… es lógico, no es posible publicar al mismo tiempo a todos los escritores interesantes. Algunos autores han declinado amablemente nuestra invitación a participar porque han abandonado el formato breve en favor de la más rentable novela, otros se han comprometido en otros proyectos más afines temáticamente, otros están trabajando ya en relatos para próximos números de esta antología. Es ley de vida que debemos aceptar; en cualquier caso, todos tienen las puertas abiertas para cuando deseen remitirnos un relato de las características especificadas.

El volumen 2 se encuentra prácticamente ultimado en cuanto a relatos anglosajones y les adelanto que será tan espectacular o más que el presente (¡y ya estamos trabajando en los contenidos del tercero!). Un castillo de naipes que sólo será posible cimentar si ustedes, lectores y escritores, nos brindan su apoyo. Les esperamos.

 

Mariano Villarreal

Anuncios