Etiquetas

, , ,

Hagamos un pequeño resumen de la trayectoria del primer volumen de la antología Terra Nova. El libro fue publicado en diciembre de 2012 y cosechó, en general, excelentes críticas, lo que le ha permitido alcanzar nada menos que siete nominaciones en los premios Ignotus del presente año, todo un record. Las suscripciones por anticipado alcanzaron una cifra respetable, fue uno de los libros más vendidos en librerías especializadas como Cyberdark y Gigamesh durante ese mes y siguientes, casi un año después se mantiene entre los títulos electrónicos Bestseller de Amazon (secciones “Fantasía, Ciencia Ficción y Terror”, y “Cuentos” de Literatura y Ficción), la primera edición física se agotó en el lapso de apenas treinta días y hubo que realizar una segunda de urgencia (hoy virtualmente agotada, por lo que solo es posible conseguirla a través de impresión bajo demanda en Amazon), etc. Un gran éxito, medido lógicamente en términos de small press.

Así las cosas, ¿por qué no continuar con un segundo volumen siguiendo exactamente los mismos parámetros? ¿Cómo fue posible dar el salto a un gran sello como Fantascy, integrado dentro del poderoso grupo editorial Random House Mondadori (RHM), capaz de ofrecer las mejores condiciones de publicación, distribución y marketing que pueden encontrarse hoy día en el mercado? ¿A cuántas personas tuvimos que sobornar, cuantas almas vender y a cuantos primogénitos sacrificar en el altar del Dios de los Libros?

Todas las respuestas, a continuación:

En Navidades de 2012-2013 ya éramos conscientes del éxito del libro y la oportunidad que surgía de editar más títulos siguiendo su estela. Así, en los dos meses siguientes comencé a trabajar en tres líneas paralelas: un Terra Nova #2 continuista con las señas de identidad del volumen anterior; un Terra Nova especial autores extranjeros (aproximadamente una decena), para lo cual contacté con varios traductores profesionales especializados en narrativa fantástica, que se mostraron dispuestos a colaborar en el proyecto, incluso sugerir nuevos cuentos a evaluación y facilitar el contacto con los autores de cara a su posible contratación; y una antología hermana (que inicialmente bauticé con el nombre de Nova Fantástica) para relatos de fantasía, terror, fantasía oscura, steampunk y afines, para la que ya disponía de material procedente de cuentos no seleccionados en Terra Nova por no satisfacer su línea editorial y algunos cuentos extranjeros que me habían gustado.

No obstante, antes de plantear la publicación de cualquiera de estos libros, a mi juicio era necesario mejorar (o, cuando menos, intentarlo) algunos aspectos relacionados con la distribución física. El primer volumen se había vendido casi exclusivamente en librerías especializadas y Amazon, y dado que Terra Nova es un libro con vocación de poder ser disfrutado no solo por un amante del género sino por cualquier lector general, mi mayor interés se centraba en poder llegar a ese público potencial a través de librerías generales y grandes superficies de todo el país. El objetivo excedía las posibilidades de un sello pequeño como Sportula, así que con la aquiescencia de su editor emprendí la tarea de contactar con varios responsables de editoriales de prestigio que publicaban género con regularidad y proponerles una edición conjunta. No tuve suerte en mi empresa, pero sí surgió una oportunidad jamás sospechada.

A mediados de febrero de 2012 contacté a través de Twitter, y por pura casualidad, con una editora de Random House Mondadori, una de las personas más amables y simpáticas que he tenido oportunidad de conocer en el mundo de la edición en España. Tuve la inmensa suerte de que había leído el libro y le había encantado, así que cuando le pregunté si le gustaría publicar un volumen como Terra Nova en RHM ella se mostró interesada. Me habló de un nuevo sello de género en el que estaba trabajando y ante cuyo consejo editorial le gustaría presentar la idea, pero hasta que se tomara una decisión al respecto me rogaba máxima confidencialidad. ¡¡¡Genial!!! ¡Una oportunidad de oro para plantear la publicación de una antología de ciencia ficción internacional con criterios de calidad literaria y visos comerciales, de llegar al fin al gran público!

¿Qué hacer? Podía quedarme de brazos cruzados esperando el veredicto o adelantarme y componer un índice de contenidos a evaluación. Por mi experiencia como administrador del portal Literatura Fantástica, y diversas colaboraciones puntuales en el mundo de la edición, sé de buena tinta que cuando nace un nuevo sello es mejor no perder el tiempo y llegar antes de que la avalancha de originales entierre tu libro, por bueno que sea, así que decidí ponerme manos a la obra, unificar parte de los contenidos de los dos volúmenes de Terra Nova en los que estaba trabajando y congelar el proyecto Nova Fantástica a la espera de resultados. Tuve que escoger entre la decena de relatos previamente seleccionados para el Especial extranjeros, añadí la novela corta de Ken Liu que había apalabrado con el autor como plato fuerte de Terra Nova #2, y sumé algunos cuentos de autoría española: un excepcional relato ya publicado de Felicidad Martínez, un cuento largo de Ramón Muñoz y otro corto de Pedro Andreu. Envié todo ello a la editora, acompañado de un texto de presentación que detallaba el origen, puntos fuertes y motivos de elección de cada cuento (que me sirvió, posteriormente, para su presentación en el libro) y esperé resultados. Al cabo de unas (largas, muy largas) semanas, recibí respuesta: los relatos habían gustado. ¡¡¡El libro había sido aceptado para publicación!!!

No me quedé sentado a la espera. Había mucho trabajo por hacer, detalles que revisar, colaboradores con los que coordinar. En primer lugar, transmití las nuevas al editor de Sportula, Rodolfo Martínez, quien no solo entendió la oportunidad que se nos brindaba sino que facilitó en todo momento la transición; una vez más, deseo transmitir mi enorme gratitud hacia su persona (sigue siendo el editor de Terra Nova #1 y la edición en inglés de Terra Nova, y espero que de muchos proyectos más). Por otra parte, la presencia de narradores en español estaba descompensada respecto a sus homólogos extranjeros, así que propuse a RHM reaprovechar dos magníficos cuentos de Germán Amatto y Carlos Gardini, publicados en la revista Cuasar 50-51, a cambio de dejar fuera algún cuento foráneo; los editores estuvieron de acuerdo, Luis Pestarini y los escritores argentinos también, y de esta manera aseguramos otro de los grandes objetivos de esta línea de antologías periódicas: la presencia de uno o dos cuentos iberoamericanos que amplíen su espectro y permitan abrir futuras posibilidades comerciales. Un complicado encaje de bolillos que, finalmente, logró hallar su equilibrio.

De esta forma el índice de contenidos de Terra Nova #2 quedó definitivamente cerrado. Pero aún faltaba contactar con la mayoría de autores y firmar sus contratos, proponer cada cuento a su traductor, explicar a RHM la pertinencia de recurrir a varios profesionales de la traducción cuando lo habitual es emplear solo uno (factor clave, que los editores entendieron a la perfección), proponer como ilustrador al artista que tanto había gustado en el primer volumen y así ofrecer una idea de continuidad de las antologías, etc, etc, etc. Los diferentes colaboradores –entre escritores, traductores, ilustrador, co-seleccionadores- vieron así retribuida su labor en términos profesionales, y se planificó desvelar la existencia del libro como evento sorpresa dentro de la presentación de novedades de Fantascy durante el festival Celsius232 de Avilés, celebrado el pasado julio, donde tuve oportunidad de conocer en persona al resto del amable y muy profesional equipo de Fantascy.

Pero aún faltaba el más difícil todavía: ¿Y si aprovechábamos esta presentación para invitar a la gran cantidad de escritores allí reunidos (y ausentes, gracias a la convocatoria que se habilitará a tal efecto) a tomar parte en la siguiente antología? Y así lo hicimos. Sin duda alguna, se trató de la mejor plataforma de lanzamiento posible; ya hemos recibido los primeros cuentos a evaluación, aunque debe quedar claro que solo el éxito comercial del segundo volumen propiciaría un tercero relativamente próximo.

Este segundo volumen tiene fecha de publicación: el próximo 21 de noviembre de 2013, un momento ideal por coincidir con el inicio de la campaña de Navidad. Su medio millar de páginas y más de 130.000 palabras serán editadas en rústica y formato electrónico a un precio excepcional e irresistible. Al igual que en la anterior antología, mi intención es publicar en este mismo blog una nueva entrada por cada autor y relato incluido hasta llegar a la citada fecha, a partir de la cual me centraré en las valoraciones, opiniones y reseñas que suscite el libro.

Por último, un agradecimiento muy especial a todos los lectores, suscriptores, compradores, colaboradores, escritores y amigos que han hecho posible que la larga travesía de Terra Nova haya recalado en este momento tan especial y esperanzador. Ojalá esta línea de antologías, que combina una parte de la mejor ciencia ficción internacional, galardonada en ocasiones con los premios más importantes del género, con el fomento de la producción autóctona por parte de escritores consagrados y noveles, siga gozando de su interés y predilección. Muchas gracias por su apoyo. Per aspera ad astra.

Mariano Villarreal

 

Anuncios